Cartas cruzadas, Ana Alejandre

Buscar este blog

Traductor

30 marzo, 2018

KAZUO ISHIGURO

kazuo Ishiguro

Kazuo Ishiguro, maestro de la ciencia-ficción, Premio Nobel de Literatura 2017


Kazuo Ishiguro, el reciente Premio Nobel de Literatura de 2017, sucesor en ser galardonado con dicho premio de Bob Dylan, es un escritor poco conocido para el público lector español -ha sido publicado en España por la Editorial Anagrama-, a pesar de ser uno de los más importantes miembros de la mítica generación literaria británica de los 80. Aunque es nacido en Nagasaki (Japón), en 1956, con sólo seis años, se trasladó junto a sus padres a Inglaterra. Su padre, oceanógrafo de profesión, comenzó a trabajar en las plataformas petrolíferas del Mar del Norte.

Ishiguro se graduó en la Universidad de Kent, en 1978, realizando más tarde un posgrado de Literatura Creativa en la Universidad de East Anglia. Comenzó su carrera literaria cuando terminó sus estudios universitarios, dedicándose a escribir guiones de series televisivas y pequeños relatos. Su primera novela fue «Pálida luz en las colinas» (1982), a la que siguieron títulos como «Un artista del mundo flotante» (1986), «Los restos del día» (1898), «Los inconsolables» (1995), «Cuando fuimos huérfanos» (2000), «Nunca me abandones» (2005) y «El gigante enterrado» (2015) y, también, la colección de relatos «Nocturnos» (2009).

Como se ha dicho anteriormente, es una de las más prestigiosas figuras de la conocida como generación británica de los 80, en la que se encuentran escritores como Salman Rushdie o Martin Amis y que son actualmente reconocidos mundialmente, al igual que el propio Ishaguro.

Ishiguro es un escritor que ha seguido su brillante carrera literaria de forma continuada sin que la haya ensombrecido el paso del tiempo y el cambio constante en las modas literarias, por la excelente acogida que tuvieron sus novelas como las ya citadas «Un artista del mundo flotante», «Los restos del día» (su adaptación cinematográfica fue dirigida James Ivory, en 1993) o la extraordinaria «Nunca me abandones» (la película basada en esta obra fue dirigida, en 2010, por Mark Romanek). Esta novela, a modo de una sobrecogedora fábula futurista, transcurre en la de los 90 del pasado siglo. Su idea del futuro que plasma en la novela y del que parece advertirnos no sin temor, ofrece la pavorosa connotación de la general aceptación de un mundo ininteligible y en el que la soledad del individuo y su alienación son asumidas con docilidad y sin resistencia ni oposición por parte de la masa amorfa que ha perdido toda capacidad de lucha.

Su obra «Nocturnos» reúne cinco historias de factura exquisita, en las que flota una atmósfera de melancolía, desazón y una solapada tristeza, que son la prueba de la excelencia de este escritor para narrar. En las cinco historias se encuentran temas recurrentes como son los últimos momentos vividos por una pareja, las rupturas sentimentales y los historias triangulares vividas de forma esporádica por un voyeur y una pareja,

«El gigante enterrado» (2015), también está ambientada en Inglaterra, aunque en esta obra la acción transcurre en la Edad Media, dando pie a una hermosa narración en la que reflexiona sobre temas tan importantes como la memoria, el olvido, los fantasmas del pasado y la fidelidad a la sangre, la lealtad, la traición y todas aquellas cuestiones que son la piedra sobre la que se fundan las agrupaciones humanas llamadas patrias. Aunque la novela transcurre en épocas remotas, los temas en ella tratados están vigentes en la vida de los seres humanos como una constante que pasa de generación a generación.

Esta obra significó en la carrera de Ishiguro un cambio importante, escribiendo una leyenda con castillos, un dragón, llamado Querig, que exhala una espesa niebla que borra la memoria de los habitantes de una aldea inolvidable; ogros, monjes y barqueros como Caronte que cruzan a sus pasajeros a la isla de los muertos. Todo ello parece escribirlo en un deseo, siempre presente en toda su obra, de desmitificación, pero creando, al mismo tiempo, una nueva mitología, impulsado por su rechazo hacia las imposiciones del género fantástico al que él contribuyó a crear, dándole una vuelta de tuerca tan personal que se puede afirmar que con él ha nacido un nuevo género dentro de la ciencia ficción y el género fantástico unidos.

Kazuo Ishiguro mantiene en toda su obra un compromiso de fidelidad a sí mismo al no aceptar la merma de la calidad literaria en busca de obras más comerciales o que estén imbuidas de nuevas experimentaciones estilísticas y de lenguaje, en pos de las nuevas modas literarias. Es su propia fidelidad a su escritura, a su estilo singular, el que ha tenido en cuenta la Academia Sueca que ha destacado que ishiguro «ha descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo a través de novelas de gran fuerza emocional».

En esta ocasión, Ishiguro ha competido en su candidatura para el Premio Nobel con la canadiense Margaret Atwood, el italiano Claudio Magris, y los estadounidenses Philip Roth, Don DeLillo y Joyce Carol Oates; pero, sobre todo, su principal rival ha sido el sempiterno candidato al Nobel., el japonés Haruki Murakami, que ha sido derrotado en esta edición del prestigioso premio por su excompatriota.

Kazuo Ishiguro, a partir de ahora, puede convertirse en un autor muy demandado por los lectores españoles, especialmente por los aficionados al género de ciencia-ficción y al de literatura fantástica, aunque Ishiguro tiene obras que son de narrativa general y de una extraordinaria calidad literaria.

Es un merecido Premio Nobel de Literatura el concedido a este autor que aúna la visión occidental y oriental –no hay que olvidar que es japonés aunque ha vivido siempre en el Reino Unido-, lo que le permite tener una visión más global y objetiva de un mundo del que intuye un futuro no demasiado alentador para una humanidad perdida en sus propias contradicciones, miedos, inseguridades y desconcierto ante el mundo ininteligible en el que vive.



No hay comentarios: