Cartas cruzadas, Ana Alejandre

Buscar este blog

Traductor

26 septiembre, 2006

Escritores sin fronteras - Henrik Ibsen


Henrik Johan Ibsen (1828-1906), nació el 20 de marzo de 1828 en Skien, Noruega.

Trabajó durante un cierto tiempo como ayudante de un farmacéutico y, posteriormente, comenzó estudios de medicina antes de dedicarse por completo a su verdadera vocación: el teatro. Fue director de escena y autor del Teatro Nacional de Bergen de 1851 a 1857 y posteriormente director del teatro de Christiania (hoy Oslo). Entre 1857 y 1862 escribió sus primeras obras. De 1863 a 1891, vivió principalmente en Italia y Alemania gracias a una beca itinerante y, más tarde, a una pensión anual concedida por el Storting (parlamento noruego). En 1891 regresó a Christiania, donde, el 23 de mayo de 1906, murió por lo que se celebra este año el primer centenario de su muerte.

Entre las primeras obras de Ibsen se encuentran dos dramas en verso. La primera, Brand (1866, estrenada en 1885), trata sobre la tragedia de una devoción absoluta por una falsa concepción del deber; la segunda, Peer Gynt (1867), narra en términos alegóricos las aventuras de un oportunista encantador; en ella los elementos del mal están representados por los trolls, los genios malévolos de la mitología escandinava. A este drama Edvard Grieg, en 187,5 le compuso la música y se convirtió poco después en la obra más representativa del nacionalismo noruego.

Con Los pilares de la sociedad (1877), que es una crítica feroz a la hipocresía y elogio al individualismo a través de la historia de un hombre de negocios sin escrúpulos, Ibsen daría comienzo a una serie de obras que le reportarían fama mundial: Casa de muñecas (1879), Los espectros (1881) y Hedda Gabler (1890) que son todas ellas sus obras más representativas. La primera de ellas, Casa de muñecas fue objeto de una importante controversia literaria, cuenta la negación de una mujer a seguir siendo una muñeca frágil y sin autonomía personal, según el criterio de su marido; la segunda trata de la tragedia de la locura hereditaria y el conflicto generacional; la tercera retrata las relaciones de una mujer voluntariosa y decidida con quienes se relaciona y las consecuencias que siguen a su renuncia del deseo de vivir. También escribió Un enemigo del pueblo (1882), El pato salvaje (1884), Rosmersholm (1886), La dama del mar (1888), El maestro contratista (1892) y Al despertar de nuestra muerte (1900). En casi todas, la acción dramática gira alrededor de un personaje en conflicto con la sociedad y alcanza su mayor tensión al irse descubriendo los acontecimientos ocultos de su pasado y que es el germen de su presente conflictivo.

El teatro de Ibsen ha sido reconocido y aplaudido en Europa y es considerado como un clásico por lo que se le sigue representado en la actualidad por la excelente acogida que obtiene del público. En España influyó en autores como Echegaray, Benavente y especialmente en Benito Pérez Galdós. Un enemigo del pueblo fue estrenada en el teatro Novetats de Barcelona el 14 de abril de 1893 con gran éxito. La obra de Ibsen fue defendida por críticos tan prestigiosos como George Bernard Shaw en Inglaterra, y Georg Brandes en Dinamarca. La mayoría de la crítica afirma que el público se identifica con los personajes de Ibsen, ya que los reconoce como auténticos y muy cercanos a sus propias vidas. Su influencia en los dramaturgos del siglo XX es indiscutible y ha tenido numerosos seguidores en las nuevas corrientes teatrales.


Ana Alejandre


© Copyright 2006. Todos los derechos reservados

No hay comentarios: