Traductor

31 enero, 2020

Vf. S. Naipaul

V.S.Naipaul


Ana Alejandre

Vidiadhar Surajprasad Naipaul
, su nombre completo, escritor británico galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2001, recientemente fallecido, a los 85 años de edad, el pasado 11 de agosto, en Londres, ciudad donde residía, estaba considerado como la voz de la transculturalidad del mundo anglófono.

Nacido en Caguanas ,Trinidad Tobago, en 1932, en el seno de una familia humilde de origen hindú que pertenecía a la casta de los brahmanes, de la que un pequeño grupo llegó y se instaló en la isla caribeña a finales del siglo XIX. Aunque el escritor vivió siempre en Puerto España, es en su lugar de nacimiento donde se ambientan todas sus novelas. Se trasladó al Reino Unido a los 18 años, a causa de haber recibido una beca de la University College en Oxford.

Se inició en la literatura en la década de los 50 estando en Oxford, donde escribió su primera novela, pero no fue publicada. Comenzó a trabajar en la BBC y a publicar sus primeras colaboraciones en prensa. La ascendencia hindú, su influencia caribeña y su excelente y amplia formación académica, genuinamente inglesa, le otorgaron una singular personalidad y un estilo literario diferente, por los que ganó notoriedad desde sus primeras publicaciones. El curandero místico (1957) que escribió en 1955 y no fue publicada hasta dos años más tarde, y aunque no consiguió buena aceptación por la crítica, al año siguiente recibió su primer premio literario que fue el John Llewellyn Rhys Memorial Prize para autores jóvenes. Después, publicó The Suffrage of Elvira (1958) que fueron sus primeros títulos, ambientados en Trinidad. La crítica destacó en ellos la atmósfera sensual y la incisiva mordacidad que sobresalía sobre el ambiente de caos que reina en la narración.

Su mayor aportación a la literatura británica es la de ser el escritor que dio relevancia a la "transculturalización, del mundo anglófono poscolonial", según afirman los estudiosos de su obra. La calidad de su narrativa es indiscutible y está considerada una de las más importantes de la literatura inglesa de las últimas décadas, lo que fue respaldado en 2001 al concederle la Academia Sueca el Premio Nobel de Literatura de dicho año. Según la citada Academia, los motivos que decidieron a otorgarle el Premio fueron, entre otros, “la recuperación de las historias suprimidas de los indígenas de Trinidad, la población hindú de la isla que olvida el idioma de sus ancestros, los musulmanes de Trinidad que ignoran el origen de su apellido, la toponimia de Chaguanas"

Pero ese aparente sentido de culpa que creó en Europa la colonización y que podía haber sido determinante para la concesión del prestigioso premio, no es solo la única razón para otorgárselo, sino la grandeza narrativa de Naipaul. El supo hacer de su obra una de las mejores voces que ha ofrecido al mundo la mencionada transculturalización del nuevo mundo anglófono poscolonial.

Una casa para Mr. Biswas (1961), su siguiente novela, está considerada una de las mejores novelas en inglés del siglo XX, aunque escrita en estilo del realismo decimonónico, inició una segunda etapa de su narrativa. Su trama está basada en los emigrantes indios más desfavorecidos en Trinidad, tema que se convertiría en uno de los recurrentes en la obra de Naipaul. Nada que ver con Mr. Stone and the Knights Companion (1963), su única obra de ambientación inglesa.

Otros títulos son Los simuladores (1963) a modo de reflexión sobre los males endémicos del Tercer Mundo. Guerrillas (1975), inspirada en la violencia existente en una isla caribeña, tras su independencia. Después, su obra volvería a tomar un nuevo giro en su narrativa. De esa etapa es Bend in the river (1979) que ofrece una imagen estremecedora de los países africanos sin la tutela y el control de los países europeos.

Naipaul no sólo escribió novelas, sino que su curiosidad intelectual también lo llevo al género ensayístico. En este destacan La pérdida del Dorado (1969) y El regreso de Eva Perón y otras crónicas (1980) También, en su obra existen libros de viajes como es el título Entre los creyentes (1981), crónica del viaje que realizó a varios países musulmanes, y en él muestra su lúcido análisis del resurgimiento del islam que hoy existe.

La personalidad de Naipaul fue siempre de una acusada vanidad y soberbia, propia de los grandes escritores y artistas que están convencidos de su talento y de sus capacidades sin ninguna modestia. Además, era un misógino recalcitrante, quizás debido a su cultura de origen hindú. Por ello, no se cortaba al decir que había dado un gran disgusto a su primera esposa cuando admitió, en una entrevista, que había visitado burdeles habitualmente y que había tenido una amante desde el principio de su matrimonio. Estaba casado en segundas nupcias con la periodista Nadira Rhannum Alvi, después de morir su primera esposa de cáncer.

Su fama de ser claro y directo en sus manifestaciones, le venía de sus tajantes y poco diplomáticas afirmaciones sobre cualquier asunto, como la de que la literatura contemporánea en castellano no tiene ningún interés y culpaba a los escritores latinoamericanos de tener una gran negligencia intelectual. Especialmente, centró sus críticas en autores en lengua castellana.

En sus opiniones literarias destacan las críticas desdeñosas que dirigió hacia figuras como Baroja y Borges. Del primero dijo que su Zacalaín el aventurero es “una auténtica tontería” y no fue más elogioso con Borges de quien dijo que "Su poesía es de escape. Ensalza el pasado con falsedades. Debería reconocer que su historia es escuálida". También le ha dedicado críticas feroces a la religión musulmana en su obra Entre los creyentes.

Además, entre las anécdotas de su trayectoria se encuentra la amistad que mantuvo con Paul Theroux, uno de los más importantes escritores estadounidenses de su tiempo que fue autor de libros de viajes muy notables, relación que mantuvo durante 31 años. Hasta que, a finales del siglo XX, se produjo un gran desencuentro entre ambos escritores por la publicación por parte de Theroux de su obra La sombra de Naipaul (1998), en la que opinaba del hasta entonces su amigo de tal manera que la amistad entre ambos se quebró.

Naipaul se consideraba a sí mismo un escritor cosmopolita, sin raíces, ya que repudiaba la pobreza cultural de Trinidad, y se sentía extranjero en la India; además de su incapacidad en Inglaterra para relacionarse o identificarse con los principios y valores tradicionales de la época colonial. Por ello, dedicó parte de su vida a viajar, que era el mejor método, según el propio autor, para obtener información para escribir sus obras y, también, como la única manera de huir del espíritu provinciano, que tanto le horrorizaba, en el que nació y creció.

En sus viajes siempre elegía como destino a los países más pobres que habían sufrido guerras en las últimas décadas, lo que le ha permitido escribir sobre países tan distintos y distantes como Granada, Zaire, Pakistán, India, Irán, Venezuela y Argentina, teniendo un doloroso recuerdo de este último país por el conflicto de las Malvinas.

V.S. Naipaul obtuvo varios premios a lo largo de su carrera literaria, entre ellos el Bookers Prize, en 1971, y el T.S. Elliot de Escritura Creativa, en 1998. Es Doctor honoris causa por las Universidades de Saint Andrews, Columbia, Cambridge, Londres y Oxford. Ha dejado el legado de más de treinta obras literarias.